Es más que conocida y famosa la leyenda popular del Ratoncito Pérez, en la que los niños cobran un papel protagonista ya que son ellos y sus dientes, los que marcan la actividad y el trabajo que tenga el pequeño roedor. Cuando a un niño se le cae un diente, debe estar alerta porque tendrá que ponerlo debajo de su almohada esa misma noche mientras duerme, para que Pérez, a través de una puerta mágica, pueda colarse en su habitación sigilosamente y cambiarle ese diente por un regalo, que normalmente son unas monedas.

Pues una vez que conocemos y hemos repasado la famosa historia del Ratón Pérez, ahora nos preguntamos ¿Pero como entra el ratón a la habitación del niño para cambiarle el diente? Pues tiene una respuesta muy sencilla en realidad, a través de una puerta, como es lógico. Pero no es una puerta cualquiera, ya que conecta el mágico mundo de Pérez y todo su laboratorio de dientes, con las habitaciones de los más pequeños. Y ahora la pregunta normal de un niño sería, ¿y mi puerta donde está? ¿como entra en mi cuarto?.

¿Como funcionan?

Las puertas del Ratoncito Pérez se colocan en alguna parte de la habitación donde podamos pegarla sin problemas, normalmente se ponen sobre el rodapié, pero también podrían colocarse sobre la mesilla, una estantería o sobre cualquier lugar que pueda ser el hogar de nuestro ratoncito. Sea donde sea, siempre se suelen colocar pegadas a la pared ya que detrás estaría el pasadizo que conduce a su laboratorio, de otra manera no tendría mucho sentido.

Es una forma increíble de crear un ambiente mágico en la habitación de los niños, quiénes esperaran con más ilusión aún si cabe, la llegada del Ratón a su habitación.

Además de todo esto, hay algunas puertas que tienen la posibilidad de abrirse y cerrarse, otras tienen la opción de ser pintadas por el propio niño, otras cuentan con complementos adicionales, hay algunas más anchas o altas que otras …etc. Por lo que es importante que tipo de puerta hemos comprado a la hora de colocarla en la habitación.

¿Que tipos de puertas hay?

Son muchas las posibilidades las que pueden llegar a imaginar los niños sobre como seria la puerta mágica del ratón Pérez y la verdad es que muchas de ellas las puedes hacer realidad y llenar de ilusión su habitación.

Existe una gran variedad de opciones y debemos atender bien para hacernos con lo que realmente queremos.

  • La primera elección viene dada por el material, ya que podemos encontrar puertas del ratón Pérez de madera (una de las más comunes), también de plástico, de goma eva o incluso de papel. Dependiendo del material que más nos interese la puerta será más o menos robusta y también su precio variará en función de esto.
  • Además, encontramos puertas hechas a mano que llevan un proceso más complejo y por tanto un precio mayor normalmente, y puertas hechas en cadena que reducen un poco el precio por el método de fabricarlas.
  • Otro factor importante es el color y diseño, y a que existen puertas de casi todos los colores y matices, incluso algunas se pueden personalizar a la hora de comprarla. Y también, como comentábamos antes, hay puertas para pintar en casa, para que los pequeños puedan divertirse y decorar ese rincón mágico de su cuarto como más les guste.

Puerta Ratoncito Pérez hecha a mano

Además de todas las opciones que tenemos de comprar una puerta física, también podemos hacerla nosotros a mano! En ilusiono contamos con unos recortables que te simplificarán mucho el trabajo. Simplemente tienen que adquirirlo, descargarlo e imprimirlo. Una vez lo tengas, te damos unas instrucciones súper sencillas para poder decorar la habitación a tu manera con la puerta, la ventana y las macetas, el felpudo y el cartel que indica que es la casa de Pérez.

Aquí te dejamos un video demostración de como se haría